Comorbilidades del TOC en niños y adolescentes: depresión, trastornos de ansiedad y TEA

David R. Rosenberg, M.D.

Profesor y presidente del Department of Psychiatry and Behavioral Neurosciences,
Jefe de psiquiatría y psicología infantil,
WSU School of Medicine,
Detroit, Michigan

  • El TAG, los trastornos afectivos y el TEA suelen ser comórbidos con el TOC.
  • La depresión comórbida se asocia con una mayor gravedad de los síntomas del TOC y un mayor deterioro funcional.
  • Es importante determinar si los síntomas depresivos son primarios o secundarios.
  • La prevalencia del TOC es significativamente elevada entre los pacientes con TEA.
  • Los síntomas del TOC pueden ser difíciles de diferenciar del TEA.
  • La principal diferencia radica en la emoción subyacente asociada a los rituales.

Pasemos al cuarto video, comorbilidades del TOC en niños y adolescentes: depresión, trastornos de ansiedad y TEA, es decir, trastorno del espectro del autismo.

Esto es fundamental, y una cosa que quisiera mencionarles es que una de las críticas, sobre algunos de los primeros estudios farmacológicos acerca del trastorno obsesivo-compulsivo, fue que, para participar en algunos de estos estudios tenía que haber lo que se denominaba, trastorno obsesivo-compulsivo puro, comorbilidad limitada y otras restricciones.

Y la crítica fue que en la práctica habitual el TOC es un trastorno psiquiátrico que presenta muchas comorbilidades.

Repasemos algunas de estas comorbilidades.

Una comorbilidad frecuente es el trastorno de ansiedad generalizada, TAG para abreviar.

Diferenciar las obsesiones y compulsiones del TOC, de la preocupación patológica que se presenta en el trastorno de ansiedad generalizada, suele ser más difícil.

En el trastorno de ansiedad generalizada, existen muchos más temas que generan preocupación, mientras que en el trastorno obsesivo-compulsivo, el foco se centra en un único tema que genera preocupación constante.

El trastorno de ansiedad generalizada implica una preocupación excesiva por las situaciones de la vida cotidiana, por ejemplo, una preocupación excesiva por un próximo examen. Por otro lado, el TOC se centra en miedos irreales e irracionales, más allá de las situaciones de la vida cotidiana.

Y, para hacerlo aún más complejo, a veces el TAG y el TOC pueden coexistir y es por eso que se requiere, para identificar estas afecciones complejas, que haya un profesional de la salud mental capacitado que realice la evaluación, especialmente cuando se consideran intervenciones como las farmacológicas.

Ahora bien, una de las cosas que vamos a tener que monitorear atentamente es cuál es el impacto del COVID-19, el uso de máscaras, el uso de guantes y la preocupación legítima por la pandemia y por infectarse. Nuevamente, esto apunta a diferenciarlos en términos de cuál es la afectación patológica y cuál es la disfunción.

El diagnóstico diferencial con el trastorno afectivo es complicado porque la depresión suele ser comórbida con el TOC. Tal como mencionamos anteriormente, 1/3 de los pacientes con TOC tendrán depresión al momento de su diagnóstico y, 2/3 de ellos desarrollarán depresión a lo largo de su vida.

La depresión comórbida se asocia a una mayor gravedad de los síntomas del TOC y a un mayor deterioro funcional.

Por lo tanto, para poder orientar las decisiones del tratamiento, es fundamental establecer si los síntomas depresivos son primarios, es decir, una afección separada del TOC, o secundarios, es decir, que ocurren en respuesta al estrés causado por el TOC.

Si los trastornos afectivos son primarios, el tratamiento de elección es comenzar con fármacos y/o terapia cognitiva conductual, TCC para abreviar, tratando y apuntando a la depresión.

Si el trastorno afectivo es secundario, el uso de la terapia de exposición y prevención de respuesta, llamada EPR, puede llevar a una disminución de la depresión comórbida, así como de las obsesiones y compulsiones.

Los médicos deben evaluar el contenido de las cogniciones depresivas para determinar si se centran en temas relacionados con el deterioro y la calidad de vida del TOC.

Además, es muy importante establecer una cronología de los síntomas, si los síntomas depresivos precedieron al TOC o si comenzaron después del inicio del TOC, para identificar si la depresión es secundaria al TOC o si, de hecho, es una afección distinta.

Tanto el trastorno del espectro del autismo como el TOC, presentarán rituales, esto es un sello distintivo de ambas afecciones. Sin embargo, la emoción subyacente puede diferenciarlos.

En el TEA, trastorno del espectro del autismo, el niño realmente disfruta de los rituales y no ve ninguna razón para limitarlos o detenerlos. Son tranquilizadores.

En cambio, las conductas compulsivas y los rituales asociados al TOC, se asocian más frecuentemente con una ansiedad y angustia internas y los rituales pueden reconocerse como no deseados, excesivos y que ocupan mucho tiempo.

Las tasas de prevalencia del TOC son significativamente elevadas entre los individuos con trastorno del espectro del autismo.

La comorbilidad del TOC, en los niños con autismo, puede ser difícil de identificar y, por eso, es fundamental que un profesional de la salud mental, capacitado y experimentado, diagnostique estas afecciones, especialmente, cuando se indica el tratamiento, el fármaco y la intervención.

Entonces, pasemos al plan de tratamiento para pacientes con trastorno del espectro del autismo y TOC comórbidos.

El TOC y el TEA comparten muchos síntomas similares, pero los procesos que subyacen a estos síntomas pueden requerir diferentes enfoques de tratamiento.

El tratamiento para las compulsiones relacionadas con el TOC, tiene que estar dirigido a controlar el procesamiento de los pensamientos y los miedos que causan las compulsiones. Por ejemplo, los terapeutas pueden usar intervenciones de exposición y prevención de respuesta dirigidas a reducir la ansiedad en los pacientes con TOC.

Por otro lado, en el trastorno del espectro del autismo, la ansiedad generalmente surge de la impulsividad, la sobreestimulación o la incomprensión de las señales sociales. Por lo tanto, el tratamiento de los síntomas relacionados con el TEA debe orientarse hacia el tratamiento de las explosiones repentinas de ira que surgen de esta ansiedad, mediante el uso de técnicas como el control de la ira, el entrenamiento en desensibilización y el entrenamiento de padres para problemas de conducta.

Para concluir esta charla, expondré los siguientes puntos clave. El trastorno de ansiedad generalizada, los trastornos afectivos y/o el trastorno del espectro del autismo suelen ser comórbidos con el TOC.

La depresión comórbida se asocia con una mayor gravedad de los síntomas del TOC y un mayor deterioro funcional.

Es fundamental determinar si los síntomas depresivos son primarios, es decir, una afección separada del TOC, o secundarios, es decir, que ocurren en respuesta al estrés causado por el TOC.

La prevalencia del TOC es significativamente elevada entre los pacientes con trastorno del espectro del autismo.

A menudo los síntomas del TOC pueden ser difíciles de diferenciar del TEA, debido a una superposición de conductas repetitivas y rituales en ambos trastornos.

El principal punto de distinción es la emoción subyacente asociada a los rituales.

Referencias

  • Geller, D. A. (2006). Obsessive-compulsive and spectrum disorders in children and adolescents.
    Psychiatric Clinics of North America, 29(2), 353-370.
  • Comer, J. S., Kendall, P. C., Franklin, M. E., Hudson, J. L., & Pimentel, S. S. (2004). Obsessing/worrying about the overlap between obsessive–compulsive disorder and generalized anxiety disorder in youth. Clinical Psychology Review, 24(6), 663-683.
  • Grant, J. E. (2014). Obsessive–compulsive disorder. New England Journal of Medicine, 371(7), 646-653.
  • Canavera, K. E., Ollendick, T. H., Ehrenreich May, J. T., & Pincus, D. B. (2010). Clinical correlates of comorbid obsessive–compulsive disorder and depression in youth. Child Psychiatry & Human Development, 41(6), 583-594.
  • Lewin, A. B., & Piacentini, J. (2010). Evidence-based assessment of child obsessive compulsive disorder: Recommendations for clinical practice and treatment research. Child & Youth Care Forum, 39(2), 73-89.

Curso gratuito: Lo esencial de los ISRS

Domine lo esencial de los ISRS con nuestro curso online gratuito.

Fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina, citalopram y escitalopram

No enviamos spam. Respetamos su confidencialidad. Powered by ConvertKit

Artículos relacionados:

Programa de actualización 2022 en psicofarmacología clínica

  • Formación y actualizaciones basadas en la evidencia, en español.
  • Un nuevo curso por mes: actualizaciones permanentes.
  • Docentes de Harvard, Yale, Oxford, etc.

Curso gratuito: "ISRS: Lo Esencial"

Aprenda lo esencial de los ISRS con nuestro curso online gratuito.

Recibirá un módulo por semana:

  • Mecanismo de acción de los ISRS
  • Fluoxetina
  • Fluvoxamina
  • Paroxetina
  • Sertralina
  • Citalopram y escitalopram
Fluoxetina9

Programa de actualización en psicofarmacología 2021

  • Acceda a certificación internacional por el ACCME de los EEUU.
  • Clases por docentes de Harvard, Oxford y Universidades de prestigio internacional.
  • Todos los meses recibirá una hora de formación continua.
  • Información exclusiva, no disponible en libros y textos de referencia en español.
laptop-Psicofarmacologia-