Tratamiento farmacológico de la depresión perimenopáusica: ISRS y estrógeno

Vivien Burt, M.D., Ph.D.

Profesora de Psiquiatría
The Women’s Life Center
Resnick Neuropsychiatric Hospital en la UCLA

  • Los antidepresivos son el tratamiento de primera línea para las mujeres perimenopáusicas con depresión mayor.
  • Considerar el tratamiento hormonal para los síntomas menopáusicos subyacentes (por ej., los sofocos, el insomnio y las alteraciones sexuales).

Cuando planeamos el tratamiento de una paciente con depresión perimenopáusica es importante considerar la psicoterapia como parte del tratamiento porque muchas de estas mujeres tienen problemas asociados al envejecimiento, a las enfermedades, y por supuesto a los conflictos interpersonales. Por lo tanto, la psicoterapia definitivamente debería ser una de las opciones terapéuticas para mujeres con depresión perimenopáusica.

Dentro de las opciones farmacológicas, hay varios fármacos que han demostrado disminuir la frecuencia de los síntomas vasomotores en mujeres con depresión perimenopáusica con síntomas vasomotores.

La paroxetina en una dosis baja, de 7,5 mg por día, es el único antidepresivo aprobado por la FDA para el tratamiento de los síntomas vasomotores de la perimenopausia.

También el escitalopram, citalopram, venlafaxina y desvenlafaxina han demostrado eficacia para disminuir los síntomas de la perimenopausia.

La gabapentina también puede disminuir la frecuencia de los síntomas vasomotores cuando se administran 900 mg al día, divididos en tres dosis.

La experiencia clínica sugiere que la elección de tratamiento se debe basar en la respuesta previa a los antidepresivos en las mujeres con antecedente de depresión, así como en la posible respuesta a los ISRS o IRSN.

La elección de tratamiento también se debe basar en el perfil de efectos secundarios de las opciones disponibles.

Para las mujeres con insomnio se puede optar por la paroxetina o la gabapentina.

Para aquellas con preocupación por un posible aumento de peso, se prefiere el uso de esctitalopram.

Para las mujeres con ansiedad asociada a los síntomas vasomotores, la paroxetina también podría ser una buena opción.

Una de las preguntas que surge con frecuencia cuando se piensa en las opciones de tratamiento para las mujeres perimenopáusicas es ¿cuál es el rol del estrógeno? Bueno, por ahora, los antidepresivos siguen siendo el tratamiento de elección para estas mujeres. Por supuesto, cuando se escoge un antidepresivo es mejor elegir un fármaco que trate la depresión y los síntomas que la acompañan, como la ansiedad, los síntomas somáticos o el dolor. Sin embargo, también hay información reciente sobre el uso de estrógeno en el tratamiento de la depresión. Veremos esa información en las siguientes diapositivas.

Este es uno de los primeros estudios preliminares. Suarez y colaboradores, siguieron a cincuenta mujeres perimenopáusicas. La mitad tenía síntomas depresivos. Algunas tenían depresión mayor y otras tenían síntomas depresivos, pero no cumplían todos los criterios para depresión mayor. El estudio tuvo dos fases. La primera fase tuvo una duración de doce semanas, la mitad de las participantes recibieron tratamiento con un parche de estrógeno y la otra mitad con un parche placebo. La segunda fase fue un período de lavado de 4 semanas durante las cuales ningún grupo recibió tratamiento con estradiol.

Como pueden observar en el gráfico de esta diapositiva, durante el transcurso de las doce semanas de tratamiento, las mujeres que recibieron el fármaco activo, es decir, que tuvieron tratamiento con estrógeno o estradiol, tuvieron mejores puntuaciones en la MADRS. También es interesante que incluso después del período de lavado de cuatro semanas, las mujeres que recibieron estradiol durante la primera fase, y aunque ya no estaban recibiendo tratamiento, siguieron menos deprimidas que el grupo de control. Es decir, hubo una especie de efecto continuo, incluso después de la suspensión del tratamiento.

¿Cuáles son los puntos clave de esta presentación?

Primero, los antidepresivos continúan siendo el tratamiento de elección para mujeres perimenopáusicas con depresión mayor.

Segundo, en el caso de las mujeres que no cumplen con todos los criterios de depresión mayor, se pueden considerar los tratamientos hormonales para el tratamiento de los síntomas menopáusicos subyacentes, por ejemplo, los sofocos, el insomnio, las alteraciones sexuales y otros síntomas asociados. Todos estos síntomas pueden causar una depresión secundaria.

Referencias

  1. Kaunitz, A. M., & Manson, J. E. (2015). Management of menopausal symptoms. Obstetrics and gynecology, 126(4), 859.
  2. Robakis, T., Williams, K. E., Nutkiewicz, L., & Rasgon, N. L. (2019). Hormonal contraceptives and mood: review of the literature and implications for future research. Current psychiatry reports, 21(7), 57.
  3. de Novaes Soares, C., Almeida, O. P., Joffe, H., & Cohen, L. S. (2001). Efficacy of estradiol for the treatment of depressive disorders in perimenopausal women: a double-blind, randomized, placebo-controlled trial. Archives of general psychiatry, 58(6), 529-534.

Artículos relacionados:

Programa de actualización 2021 en psicofarmacología clínica

  • Formación y actualizaciones basadas en la evidencia, en español.
  • Un nuevo curso por mes: actualizaciones permanentes.
  • Docentes de Harvard, Yale, Oxford, etc.

Curso gratuito: "ISRS: Lo Esencial"

Aprenda lo esencial de los ISRS con nuestro curso online gratuito.

Recibirá un módulo por semana:

  • Mecanismo de acción de los ISRS
  • Fluoxetina
  • Fluvoxamina
  • Paroxetina
  • Sertralina
  • Citalopram y escitalopram
Fluoxetina9

Programa de actualización en psicofarmacología 2021

  • Acceda a certificación internacional por el ACCME de los EEUU.
  • Clases por docentes de Harvard, Oxford y Universidades de prestigio internacional.
  • Todos los meses recibirá una hora de formación continua.
  • Información exclusiva, no disponible en libros y textos de referencia en español.
laptop-Psicofarmacologia-