Ácidos grasos omega-3, metilfenidato, clonidina, doxazosina, memantina y oxitocina para el TLP

Paul S. Links, M.D.

Department of Psychiatry and Behavioral Neurosciences,
McMaster University
Hamilton, Ontario

  • Se están investigando diversos fármacos para el TLP.
  • Los fármacos pueden ser útiles, ya que apuntan a nuevos mecanismos patológicos.
  • La neurotransmisión glutamatérgica puede ser importante en el TLP.
  • Los ácidos grasos omega-3 pueden disminuir la depresión, la suicidalidad y la inestabilidad afectiva.
  • La terapia con estimulantes puede ser útil para pacientes con TLP que tienen TDAH comórbido.

A continuación, hablaremos sobre algunos enfoques farmacológicos novedosos que se han utilizado en el trastorno límite de la personalidad.

La finalidad de esto es hablar sobre algunas direcciones futuras que está siguiendo la investigación, ya que pueden tener un gran valor para comprender los mecanismos que conducen al trastorno límite de la personalidad. Sin embargo, ninguno de estos fármacos tiene, hasta el momento, suficiente evidencia para ser aplicado clínicamente. Por otra parte, se han probado una gran cantidad de fármacos y, en esta charla, analizaremos algunos de ellos.

Quizás uno de los fármacos más interesantes que se utilizaron en pacientes con trastorno límite son los ácidos grasos omega-3, como el ácido eicosapentaenoico y el docosahexaenoico.

Existió cierta evidencia respecto a que los ácidos grasos pueden disminuir la depresión, la suicidalidad o la inestabilidad afectiva. Recientemente, se realizó un metaanálisis que resumió todos estos estudios que utilizaron ácidos grasos omega-3, y que sugirió que pueden ser útiles para la falta de control de los impulsos y la desregulación afectiva en pacientes con trastorno límite. Por lo tanto, los ácidos grasos resultan prometedores para el tratamiento de los pacientes con trastorno límite.

El metilfenidato se utilizó en pacientes con trastorno límite y TDAH comórbido y la evidencia sugiere que puede ser beneficioso para tratar los síntomas del TDAH como la impulsividad motora, la ira y la depresión.

Sin embargo uno de los estudios más interesantes para pacientes con trastorno límite y TDAH comórbido, fue el de Prada et al., en el cual los pacientes recibieron metilfenidato mientras realizaban terapia dialéctica conductual (DBT, por sus siglas en inglés). La conclusión más importante de este estudio fue que el uso del metilfenidato mejoró los síntomas comórbidos y la participación de los pacientes en la psicoterapia. Esto, a menudo, puede ser una forma útil de utilizar los fármacos para que el paciente pueda aprovechar mejor su terapia, sus estudios y su trabajo.

La clonidina se utilizó en pacientes con trastorno límite y trastorno de estrés postraumático comórbido para tratar de reducir la tensión interna y la hiperactivación.

La prazosina y la doxazosina se utilizaron para tratar de controlar las pesadillas que se pueden encontrar en un paciente con trastorno límite y trastorno de estrés postraumático comórbido.

La memantina se utilizó en un primer ensayo controlado aleatorizado para los síntomas del trastorno límite. Esto es importante, ya que sugiere que podría haber mecanismos glutamatérgicos involucrados en los síntomas del trastorno límite. Por ende, el objetivo de esto es explorar otros posibles mecanismos fisiopatológicos que conducen al trastorno límite de la personalidad.

La oxitocina también fue estudiada para el trastorno límite de la personalidad y es un neuropéptido que se excreta de la hipófisis posterior. Fue descubierta como un compuesto que puede promover la confianza, la cooperación y mejorar las habilidades socio-cognitivas. Y, por supuesto, es de interés en pacientes con trastorno límite de la personalidad debido a que tienen déficits en la cognición social. Estos pacientes suelen tener déficits en la mentalización y tienen un sesgo hacia los estímulos sociales negativos. Por lo tanto, es ciertamente un compuesto de interés.

En la actualidad no existen ensayos clínicos satisfactorios, aunque sí existen algunos experimentos de laboratorio con oxitocina. Resulta interesante que estos experimentos de laboratorio proporcionan resultados no concluyentes. Algunos estudios muestran una mejora en la hipersensibilidad a las amenazas sociales, de modo que los pacientes las leen con más precisión, mientras que en otras situaciones, la oxitocina promovió un comportamiento menos cooperativo y de menor confianza.

Estos hallazgos no concluyentes son difíciles de interpretar, aunque una posibilidad es la hipótesis de la prominencia social que sostiene que, la oxitocina, hace que los estímulos sean más relevantes socialmente, aunque por supuesto, pueden serlo de manera negativa o positiva y esto puede ser lo que les sucede a los pacientes con trastorno límite.

Basta decir que la oxitocina es de gran interés para el trastorno límite de la personalidad, aunque, por el momento no existe un uso clínico para el compuesto.

Veamos los puntos clave de esta charla. Estos fármacos están siendo investigados para el tratamiento del trastorno límite de la personalidad.

Estos fármacos pueden ser útiles en el futuro, ya que apuntan a nuevos mecanismos patológicos.

Por ejemplo, la neurotransmisión glutamatérgica puede ser importante en el trastorno límite de la personalidad.

Los ácidos grasos omega-3 son de particular interés, ya que existe cierta evidencia respecto de que pueden disminuir la depresión, la suicidalidad o la inestabilidad afectiva en pacientes con trastorno límite.

La terapia con estimulantes puede ser útil para pacientes con trastorno límite que tienen TDAH comórbido y, el argumento expuesto es que hay que prestar atención a cuánto mejora su funcionamiento.

Referencias

  • Bozzatello, P., Rocca, P., & Bellino, S. (2018). Combination of omega-3 fatty acids and Valproic acid in treatment of borderline personality disorder: A follow-up study. Clinical Drug Investigation, 38(4), 367-372.
  • Hallahan, B., Hibbeln, J. R., Davis, J. M., & Garland, M. R. (2007). Omega-3 fatty acid supplementation in patients with recurrent self-harm. British Journal of Psychiatry, 190(2), 118-122.
  • Gvirts, H. Z., Lewis, Y. D., Dvora, S., Feffer, K., Nitzan, U., Carmel, Z., Levkovitz, Y., & Maoz, H. (2018). The effect of methylphenidate on decision making in patients with borderline personality disorder and attention-deficit/hyperactivity disorder. International Clinical Psychopharmacology, 33(4), 233-237.
  • Golubchik, P., Sever, J., Zalsman, G., & Weizman, A. (2008). Methylphenidate in the treatment of female adolescents with cooccurrence of attention deficit/hyperactivity disorder and borderline personality disorder: A preliminary open-label trial. International Clinical Psychopharmacology, 23(4), 228-231.
  • Prada, P., Nicastro, R., Zimmermann, J., Hasler, R., Aubry, J., & Perroud, N. (2015). Addition of methylphenidate to intensive dialectical behaviour therapy for patients suffering from comorbid borderline personality disorder and ADHD: A naturalistic study. ADHD Attention Deficit and Hyperactivity Disorders, 7(3), 199-209.
  • Ziegenhorn, A. A., Roepke, S., Schommer, N. C., Merkl, A., Danker-Hopfe, H., Perschel, F. H., Heuser, I., Anghelescu, I. G., & Lammers, C. H. (2009). Clonidine improves Hyperarousal in borderline personality disorder with or without comorbid posttraumatic stress disorder. Journal of Clinical Psychopharmacology, 29(2), 170-173.
  • Roepke, S., Danker-Hopfe, H., Repantis, D., Behnia, B., Bernard, F., Hansen, M., & Otte, C. (2016). Doxazosin, an α-1-adrenergic-receptor antagonist, for nightmares in patients with posttraumatic stress disorder and/or borderline personality disorder: A chart review. Pharmacopsychiatry, 50(01), 26-31.
  • Kulkarni, J., Thomas, N., Hudaib, A., Gavrilidis, E., Grigg, J., Tan, R., Cheng, J., Arnold, A., & Gurvich, C. (2018). Effect of the glutamate NMDA receptor antagonist Memantine as adjunctive treatment in borderline personality disorder: An exploratory, randomised, double-blind, placebo-controlled trial. CNS Drugs, 32(2), 179-187.
  • Bertsch, K., & Herpertz, S. C. (2018). Oxytocin and Borderline Personality Disorder. Current Topics in Behavioral Neurosciences, 35, 499–514.
  • Shamay-Tsoory, S. G., Aharon-Peretz, J., & Perry, D. (2009). Two systems for empathy: A double dissociation between emotional and cognitive empathy in inferior frontal gyrus versus ventromedial prefrontal lesions. Brain, 132(3), 617-627.

Curso gratuito: Lo esencial de los ISRS

Domine lo esencial de los ISRS con nuestro curso online gratuito.

Fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina, citalopram y escitalopram

No enviamos spam. Respetamos su confidencialidad. Powered by ConvertKit

Artículos relacionados:

Programa de actualización 2022 en psicofarmacología clínica

  • Formación y actualizaciones basadas en la evidencia, en español.
  • Un nuevo curso por mes: actualizaciones permanentes.
  • Docentes de Harvard, Yale, Oxford, etc.

Curso gratuito: "ISRS: Lo Esencial"

Aprenda lo esencial de los ISRS con nuestro curso online gratuito.

Recibirá un módulo por semana:

  • Mecanismo de acción de los ISRS
  • Fluoxetina
  • Fluvoxamina
  • Paroxetina
  • Sertralina
  • Citalopram y escitalopram
Fluoxetina9

Programa de actualización en psicofarmacología 2021

  • Acceda a certificación internacional por el ACCME de los EEUU.
  • Clases por docentes de Harvard, Oxford y Universidades de prestigio internacional.
  • Todos los meses recibirá una hora de formación continua.
  • Información exclusiva, no disponible en libros y textos de referencia en español.
laptop-Psicofarmacologia-