La ketamina: ¿es segura?

Samuel Wilkinson, M.D.

Assistant Professor, Yale School of Medicine
Assistant Director, Yale Depression Research Program

Actualizado: 12 de junio de 2019

 

  • A pesar de las altas tasas de respuesta y remisión después de una dosis única de ketamina, hay información limitada sobre su seguridad y eficacia a largo plazo.
  • Los estudios realizados sobre la ketamina a dosis bajas subanestésicas para la depresión aún no han generado inquietudes significativas sobre la seguridad en su uso, sin embargo se esperan más evidencias sobre su seguridad a largo plazo.
  • Aún hay inquietudes por las consecuencias clínicas adversas que puedan originarse por la exposición indefinida a la ketamina. Estas incluyen el deterioro cognitivo, la toxicidad vesical, un aumento en la propensión a las alucinaciones y el riesgo de abuso.

 

Me gustaría hablar un poco sobre el perfil de riesgo de la ketamina.
El emocionante efecto terapéutico potencial de la ketamina debe ser analizado cuidadosamente junto con las consecuencias adversas potenciales que pueden aparecer tras la exposición a largo plazo. Estos efectos clínicos adversos potenciales incluyen la propensión al abuso, los cambios cognitivos y la cistitis intersticial.

El abuso de la ketamina es un problema ampliamente reconocido a nivel mundial y es prevalente especialmente en el sudeste asiático. En los Estados Unidos, la prevalencia del abuso no se conoce con precisión. Esto se debe a la falta de información sobre el abuso de la ketamina en este país. Sin embargo, este es un problema real y el grado en el que el uso terapéutico de la ketamina en ambientes clínicos lleva a trastornos iatrogénicos en el uso de sustancias aún no se conoce ni se ha estudiado.

Hay por lo menos un caso reportado publicado en el American Journal of Psychiatry que ha documentado cómo el uso clínico de la ketamina pudo haber provocado el abuso iatrogénico en un paciente. Aún se desconoce mucho sobre el abuso de la ketamina, incluyendo los factores de riesgo que puedan predisponer a los pacientes a incurrir en el abuso. En particular, no se sabe si la evaluación cuidadosa de los factores de riesgo para el abuso en general puede reducir o minimizar el riesgo de incurrir en la dependencia o el abuso.

Otro asunto importante es si el uso repetido de la ketamina puede inducir cambios perceptuales o cognitivos a largo plazo, o síntomas psicóticos. Varios estudios conducidos por Celia Morgan y sus colegas en el Reino Unido han encontrado cambios en las habilidades cognitivas y síntomas similares a la esquizofrenia entre consumidores habituales de ketamina con fines recreativos. Comparado con otros grupos como los exconsumidores de ketamina y los consumidores de drogas múltiples distintas a la ketamina, los usuarios frecuentes de ketamina han mostrado deficiencias en la memoria de trabajo espacial al igual que en tareas de reconocimiento de patrones. Notablemente, los consumidores frecuentes de ketamina han puntuado más alto en los indicadores de síntomas disociativos y delirantes comparados con otros grupos, incluidos los exconsumidores de ketamina y los que utilizan drogas múltiples distintas a la ketamina.

La pregunta aún sin respuesta parece ser: ¿cuánta ketamina puede ser considerada demasiada? Hay inquietudes legítimas sobre los efectos a largo plazo de la ketamina en la cognición y el abuso. No obstante, no ha habido reportes sistemáticos de adicción iatrogénica o psicosis persistente hasta ahora en los estudios que han examinado el efecto terapéutico de la ketamina en los trastornos del estado de ánimo.

Los puntos clave para esta sección son que a pesar del emocionante hallazgo de las altas tasas de respuesta y remisión después de una dosis única de ketamina, hay información limitada sobre su seguridad y eficacia a largo plazo. La mayoría de los estudios sobre dosis múltiples de ketamina han examinado un total de 4 o 6 dosis a lo largo de aproximadamente 2 o 3 semanas. Los estudios realizados sobre la ketamina a dosis bajas subanestésicas para la depresión no han generado inquietudes significativas sobre la seguridad en su uso, sin embargo se esperan más evidencias sobre la seguridad en el uso a largo plazo. Aún hay inquietudes por las consecuencias clínicas adversas que puedan originarse por la exposición indefinida a la ketamina. Estas incluyen el deterioro cognitivo, la toxicidad vesical, un aumento en la propensión a las alucinaciones y el riesgo de abuso.

Referencias:

  1. Li, J. H., Vicknasingam, B., Cheung, Y. W., Zhou, W., Nurhidayat, A. W., Des Jarlais, D. C., & Schottenfeld, R. (2011). To use or not to use: an update on licit and illicit ketamine use. Substance abuse and rehabilitation, 2, 11.
  2. Sassano‐Higgins, S., Baron, D., Juarez, G., Esmaili, N., & Gold, M. (2016). A review of ketamine abuse and diversion. Depression and anxiety, 33(8), 718-727.
  3. Bokor, G., & Anderson, P. D. (2014). Ketamine: an update on its abuse. Journal of pharmacy practice, 27(6), 582-586.
  4. Schak, K. M., Vande Voort, J. L., Johnson, E. K., Kung, S., Leung, J. G., Rasmussen, K. G., … & Frye, M. A. (2016). Potential risks of poorly monitored ketamine use in depression treatment. American Journal of Psychiatry, 173(3), 215-218.
  5. Morgan, C. J., Muetzelfeldt, L., & Curran, H. V. (2009). Ketamine use, cognition and psychological wellbeing: a comparison of frequent, infrequent and ex‐users with polydrug and non‐using controls. Addiction, 104(1), 77-87.
  6. Morgan, C. J., Muetzelfeldt, L., & Curran, H. V. (2010). Consequences of chronic ketamine self‐administration upon neurocognitive function and psychological wellbeing: a 1‐year longitudinal study. Addiction, 105(1), 121-133.
  7. Wilkinson, S. T., Wright, D., Fasula, M. K., Fenton, L., Griepp, M., Ostroff, R. B., & Sanacora, G. (2017). Cognitive behavior therapy may sustain antidepressant effects of intravenous ketamine in treatment-resistant depression. Psychotherapy and psychosomatics, 86(3), 162-167.

Programa de actualización 2018 en psicofarmacología clínica

  • Formación y actualizaciones basadas en la evidencia, en español
  • Un nuevo curso por mes: actualizaciones permanentes
  • Docentes de Harvard, Yale, Oxford, etc

Curso gratuito: "ISRS: Lo Esencial"

Aprenda lo esencial de los ISRS con nuestro curso online gratuito.

Recibirá un módulo por semana:

  • Mecanismo de acción de los ISRS
  • Fluoxetina
  • Fluvoxamina
  • Paroxetina
  • Sertralina
  • Citalopram y escitalopram
Fluoxetina9

Programa de actualización en psicofarmacología 2018

  • Acceda a certificación internacional por el ACCME de los EEUU
  • Clases por docentes de Harvard, Oxford y Universidades de prestigio internacional
  • Todos los meses recibirá una hora de formación continua
  • Información exclusiva, no disponible en libros y textos de referencia en español
laptop-Psicofarmacologia-